Martín Gramática, el futbolista argentino que fue campeón de la NFL

Hace 15 años un sudamericano hizo historia en Estados Unidos.

Por: Pasión Fútbol

Sin duda el Super Bowl de la NFL de 2003, causó una expectación mayor a la que normalmente genera en especial en Sudamérica, la razón que un argentino de nombre Martín Gramática, quien disputaría el mismo con los los Tampa Bay Buccaneers a la postre campeones ante los los Oakland Raiders.

Sí leyeron bien un argentino, pero como arribó el “Gaucho”, a la National Football League, el “Pampero”, lo recuerda en entrevistas realizadas por algunos medios como Infobae y La Voz de Argentina en el marco de la final de la edición 52 del Super Bowl que este domingo 4 de febrero de 2018 enfrentará a New England Patriots y Philadelphia Eagles.

"Estuve una semana entrenando (Con el Necaxa en México) y cuando volví (a Estados Unidos) empezamos a patear en fútbol americano por una casualidad. Nos pidieron patear en el secundario. Yo hubiese seguido jugando al fútbol, como todo chico argentino. No quería dejar ese sueño de jugar al fútbol profesional".

Aunque Martín admite: Jugando al fútbol americano tenía más opción de tener beca para el colegio. Acepté porque era una temporada, pero después de una de las primeras prácticas vino el entrenador a casa y dijo: 'Este chico es buenísimo. Va a llegar a ser profesional, no tengo dudas'. Y bueno, ahí es donde empezamos a pensar qué hacemos. Viendo vídeos de cómo pateábamos la verdad es que no éramos tan buenos, es que los que pateaban antes que nosotros eran malos.

“En realidad, mirando para atrás, no sé si éramos tan buenos, pasa que en el pueblo no había pateadores y por eso nos pidieron. Me dieron una beca para Kansas State, una universidad. Estuve cinco años allí y luego pasé a los Tampa Bay Bucaneers de la NFL”, reseñó.

Con respecto a su carrera recuerda: En mi caso, firmé un contrato de siete años, pero por las lesiones sólo pude cumplir cuatro. Sufrí mucho del aductor, tuve varias operaciones y por eso jugué muy poco los últimos años de mi carrera. Fui de equipo en equipo porque si andás mal te cortan. A los 33 decidí retirarme para no arruinarme la pierna. Acá no hay pases que se compran o porcentajes. Vos firmás un contrato y pertenecés al club. Y ellos te pueden cortar, o se te puede terminar y quedás como agente libre.

A pesar de lo anterior el gusto del ex pateador por el americano no fue de inmediato "Pasó mucho tiempo hasta que me gustó la NFL. A mí me encantaba el fútbol nuestro, yo quería jugar al fútbol. Sí, veía fútbol americano por televisión, pero no teníamos ni idea de las reglas, nada. Al principio pensábamos que era rugby con cascos y protección. Lo mirábamos porque en ese momento no había fútbol por televisión. Era uno de los pocos deportes que se podían ver", comentó.

Aunque admite: El deporte en sí es dificilísimo de aprender porque en cada jugada cada jugador tiene un movimiento propio. Hay muchísimas cosas que yo por ahí ni las sé, pero porque no me interesaba aprender porque nunca quise ser técnico de fútbol americano", pero para los hinchas “sí es sencillo viéndolo de afuera. Es básico: anotar o no anotar. A la gente le encantan los golpes, los choques, lo físico que es. Es un show.

Pero no es desagradecido con el deporte que lo catapultó a la fama internacional “estoy muy agradecido al fútbol americano”, pero “me hubiese gustado saber si hubiese llegado (a jugar al fútbol). En México tenía 14 ó 15 años y estaba jugando cuando ahí estaba Alex Aguinaga, que para mí era mi ídolo. El único fútbol que pasaban era un canal hispano que era fútbol mexicano. Lo seguíamos y el Necaxa en ese momento barría con todos. De mirarlos por televisión, al otro día estaba jugando con ellos. Me encanta el fútbol", rememoró.

Con respecto a la final de hace 15 años Martín admite: Para el jugador es muy difícil no solo por la presión del partido, sino porque el show dura mucho. Vos calentás habitualmente 15 minutos, pero en este caso es media hora. Y en el entretiempo lo mismo. Entonces como que tenes mucho tiempo para pensar y enfriarte. Es bastante difícil. Para el jugador es raro porque para la TV es más el show que el partido.

Y considera que "Aunque se dispute todos los años, ganarlo es como ganar un Mundial. Son muy pocos los jugadores que llegan y ganan. Fíjate Dan Marino (histórico  quarterback de los Miami Dolphins) que es uno de los mejores jugadores, está en el salón de la fama, pero nunca ganó un Super Bowl. Ganarlo te abre muchísimas puertas, acá todo el mundo te reconoce. Eso te da oportunidades".

En cuanto al juego de este domingo 4 de febrero: Voy a ver la final. Pero si se superpone en horario miro Boca-San Lorenzo; o pongo un televisor en otro cuarto y veo cómo van. Hasta mis hijos prefieren mirar Boca-San Lorenzo", quienes "A todo el mundo le dicen que son argentinos, hasta en el colegio. Esto es culpa de Messi, son tan fanáticos de él que dicen que son argentinos. En mi casa se habla en castellano. El más grande anda con el termo y el mate. Quizás ni le gusta el mate, pero como los ve a Messi y Suárez los copia. ¡Copiá lo que hacen en la cancha!, le digo.

Su pronóstico para el juego entre Patriotas y Águilas “Contra Tom Brady nunca apostaría. Lo demostró y es el mejor de todos los tiempos. Tuve la suerte de compartir vestuario con él cuando estuve en la pretemporada de los Patriotas. De todos los equipos en los que estuve, sólo quedé hincha de Tampa, porque en los otros no tuve buenas experiencias. Pero de los Patriotas sí por Brady, fue un tipazo. Con lo superestrella que es, también es una gran persona y me encanta que le vaya bien”.

Gramática reconoce: Donde uno nace, es su patria. Cuando juegan Argentina-Estados Unidos al fútbol, hincho por Argentina. Hasta mi señora quiere que gane Argentina. Imaginate cómo los tengo. Sin duda muestra de eso fueron sus primeras palabras, tras ganar el Super Bowl: De puta madre. Lo cual admite “Nunca soñé con ganar un Super Bowl, ni sabía lo que era el fútbol americano. Estaba todo el día con la pelota (de fútbol) jugando con mis hermanos”.

Más noticias de NOTICIAS