Manchester City vs Liverpool: Bravo se transforma en héroe en los penales para darle la Community Shield a los ciudadanos

El chileno fue figura y le dio el primer título de la temporada al Manchester City de Pep Guardiola

Por: Hugo Avalos

Primer éxito para el equipo de Pep Guardiola en la temporada. Manchester City venció al Liverpool por penales (), tras el empate 1-1 en los 90 minutos, y se quedó con la Community Shield. Raheem Sterling y Joel Matip anotaron los goles en el tiempo reglamentario, pero en la definición desde los doce pasos, Claudio Bravo fue figura.

Muchas llegadas, vértigo de los dos lados, salidas limpias y presión. Un encuentro de alto vuelo como nos tiene acostumbrados ambos equipos. Los de Guardiola fueron mejores en la primera parte, pero los de Klopp dominaron y merecieron la victoria en la segunda parte. En los penales, Wijnaldum erró el suyo por Bravo y los de Manchester se quedaron con el título.

La primera parte de primer tiempo fue prácticamente una final jugada con uñas y dientes. La presión del Liverpool surtía efecto por momentos, mientras Salah volvió loco a Zinchenko por la derecha donde logró tener un par de oportunidades. Sin embargo, el City también tuvo la suya y golpeó con efectividad.

A los diez minutos, los citizens pasaron de la preocupación a la algarabía. Es que Leroy Sané se lesionó solo al pelear la pelota con Alexander-Arnold. Una molestia en la rodilla ─parece de suma gravedad─ lo obligó a salir del partido ─entró Gabriel Jesús─. En medio de ello, de un tiro libre apareció Sterling solo en el punto penal para definir y vencer a Alisson, de floja respuesta, para poner el 1-0.

A partir del tanto, los de Guardiola supieron controlar la ventaja con la tenencia de la pelota, aunque sin generar mayor peligro salvo algunas aproximaciones. En tanto, los de Klopp dependían más que nada de Salah por el costado derecho. Así llegó un remate que pegó en el palo sobre la mitad de la primera parte.

La intensidad de esos primeros minutos provocó que en la parte final de los primeros 45 minutos no hubieran grandes oportunidades y que tampoco ocurra mucho en el partido.

En la segunda parte, Liverpool acomodó el encuentro en su favor, con mayores chances con algunos cambios como los ingresos de Matip, Lallana y Keita para tratar de quebrar el arco de Bravo, de buena actuación.

Los de Klopp, conforme fueron pasando los minutos, fueron ampliando su dominio y demostrando las mismas cualidades que lo llevaron a ganar la Champions League. El City defendió cada vez más retrasado y solamente optó por encontrar alguna jugada mediante algún contraataque.

Finalmente, a los 32 minutos, de una pelota parada, Van Dijk la acomodó dentro del área, volvió a centrar y Matip apareció solo en el área chica para empujar la pelota contra el arco. El 1-1 se ajustaba mejor a lo que mostraba el segundo tiempo.

Sobre el final del encuentro, el empuje fue todo del Liverpool y Salah pudo haberse convertido en héroe. Pero, sobre la línea y de forma increíble, Walker sacó la pelota en la línea para mantener el empate. Minutos después, Shaqiri también lo tuvo y Bravo sacó la pelota al tiro de esquina.

El final del partido mandó la definición a los penales. Bravo atajó el remate de Wijnaldum para marcar la única diferencia y darle el título al Manchester City de Pep Guardiola por 5-4.

Noticias Relacionadas