Manchester City vs Tottenham: Empate con pelea Kun Agüero-Guardiola y un polémico gol anulado a Gabriel Jesús

El City y los Spurs igualaron 2-2 en un partido emocionante con polémica y con una llamativa pelea entre el técnico catalán y el delantero argentino

Por: Hugo Avalos

Nuevamente, el VAR arruinó al Manchester City ante Tottenham. Fue empate 2-2 entre ambos en el Etihad Stadium por la segunda fecha de la Premier League 2019-20. Raheem Sterling y Sergio Kun Agüero anotaron para los citizens, mientras que Erik Lamela y Lucas Moura lo hicieron para los Spurs.

Partido con amplio dominio del equipo de Pep Guardiola, pero los de Mauricio Pochettino supieron golpear cuando tuvieron las ocasiones oportunas. Pese al empate, dos situaciones le dieron gran emoción al encuentro: la pelea entre el técnico del City y el Kun Agüero y el gol anulado a Gabriel Jesús por una supuesta mano, en tiempo de descuento.

Manchester City, en estado puro. Así fue el primer tiempo, con el equipo local como dominador, como conductor del juego y con un Kevin De Bruyne en su mejor estado. Cuando el belga tiene libertades y está en forma, marca la diferencia en el juego. Si el City logra que pueda seguir por este camino, entonces el equipo va a ser serio contendiente, pero no únicamente en la Premier League.

La orquesta del equipo citizen la manejó De Bruyne, pero también hubo una buena labor de Bernardo Silva y de Walker, quienes aportaron a los goles y fueron peligrosos por derecha. Y también Sterling, con el arco entre ceja y ceja. Por otra parte, el Tottenham fue demasiado pasivo. Sólo cambió la cara ante la desventaja, pero tampoco sin hacer mucho.

Luego de algunas aproximaciones con bastante peligro, a los 20 minutos, De Bruyne y Bernardo Silva la entretuvieron por derecha y, cuando el belga la recibió de nuevo, mandó un centro de memoria para que Sterling entre de sorpresa, por detrás, para cabecear y cambiar la trayectoria de la pelota para el 1-0. Meritorio resultado y una gran pegada del belga para la asistencia.

A partir de ese tanto, hubo una reacción del conjunto de Pochettino, obligado a tener que salir por el resultado adverso. Anteriormente, se mostró presionando, pero a partir de mitad de cancha y sin demasiado resultado. Ahora, pasaba a tener más la pelota y a tener otra actitud, más decidido a buscar el empate.

Cuatro minutos más tarde del tanto de Sterling, apareció Lamela. Primero, un manejo de lado a lado, Ndombélé la aproximó, encontró al argentino a la espalda de Gündogan, se la pasó y Coco, entrando al área, disparó contra un palo para vencer a Ederson, mal parado, para lograr el 1-1.

Con el empate, el partido volvió a inclinarse nuevamente en favor del City. Es que nuevamente igualadas las acciones, Tottenham volvió al plan original de volver a esperar. Mientras, los de Guardiola la volvieron a agarrar y a dominar las acciones, sobre todo aprovechando las deficiencias del sector izquierdo de la defensa de los londinenses.

Nuevamente, por ese lado, tal como pasó en el primer gol, llegaría el segundo. A los 35 minutos, Bernardo y Walker la entretuvieron, triangulación con De Bruyne que llegó hasta el fondo, esperó para mandar el centro y lo hizo con la entrada del Kun Agüero, quien sólo la tuvo que rozar para cambiarle la dirección a la pelota y poner el 2-1.

El final del primer tiempo y los primeros minutos de la segunda parte siguieron siendo de dominio absoluto del conjunto local. Si no hubo más goles es por mérito de Lloris, en gran medida, y otro poco por la falta de precisión en las estocadas finales.

El arquero francés tapó un par de chances claras a Agüero y a Bernardo. De Bruyne siguió siendo influyente, mientras Sterling obligaba por la banda derecha. Tottenham, agazapado, parecía resistir.

Pochettino metió mano rápido en el equipo y sacó a Winks para ganar peso ofensivo con la entrada de Lucas Moura. Tan sólo 30 segundos después de su ingreso, el brasileño ganó de cabeza en un tiro de esquina para clavar el empate 2-2. Efectividad cien por ciento del Tottenham que, cuando tuvo una situación, marcó.

Poco después del tanto, hubo una situación rara en el banco de suplentes del City donde Guardiola y Kun Agüero se dijeron de todo por el ingreso de Gabriel Jesús. Las imágenes recorrieron el mundo.

El partido se rompió en los últimos minutos sin un dominador claro, pero con el City con más presión y más decidido a buscar la victoria. De hecho, el final del partido, tendría una polémica como para darle más emoción al partido y también un poco de deja vú, con respecto a aquel partido en el Etihad, que marcó la eliminación del equipo de Guardiola en la pasada Champions League.

Dos minutos de adición a los noventa: Córner para el local, centro, la pelota roza en Laporte, le queda a Gabriel Jesús que hace un rodeo para tratar de buscar el remate, lo hace y convierte el gol del triunfo. Pero, la jugada es anulada por el VAR. La pelota da claramente en la mano de Laporte, lo que invalida lo que hubiese sido el 3-2. Fue tanta la algarabía por el gol del brasileño que hasta el Kun Agüero y Guardiola se fundieron en un abrazo de la alegría, dejando atrás la pelea previa. Todo quedó en la nada.

El final del partido dejó con un claro sabor amargo al Manchester City por este gol anulado, aunque no debería tenerlo por lo que fue el partido, más allá de las desatenciones que decretaron el empate del Tottenham. Los de Pochettino, en cambio, nunca se bajaron del partido ni siquiera en los peores momentos, compitieron y aprovecharon las que tuvieron, pero corrieron con suerte para rescatar un valioso empate.

Más noticias de PREMIER LEAGUE