Los peores refuerzos en la historia de Boca Juniors

Existen casos insólitos, algunos que han llegado con un enorme potencial y otros a los que las lesiones lo dejaron sin oportunidades. Repasamos los peores fichajes que hubo en la historia del 'Xeneize'

Por: Pasion Fútbol

En la historia de Boca Juniors, han llegado jugadores cuyo recuerdo para los hinchas no es el mejor. La lista es larga, pero nosotros en Pasión Fútbol te armamos un equipo con los peores fichajes que ha tenido el Xeneize.

1. Aldo Bobadilla

Llegó tras la Copa del Mundo de 2006 para ser titular. Sin embargo, en seis meses, demostró no estar a la altura. Por eso, la directiva fue a buscar a Mauricio Caranta, quien se adueñó del arco y con el que Boca ganó la Copa Libertadores 2007. Tras esto, se fue a Independiente Medellín. Actualmente es entrenador de General Díaz de Paraguay.

2. Hernán Grana

Evidentemente, el club no pudo encontrar un lateral derecho a la altura y tuvo que traer al ex Lanús y All Boys. El último ciclo de Carlos Bianchi tuvo algunos jugadores insólitos que en Boca defraudaron por completo. Tal es el caso de Grana, cuya carrera se vino a pique por este traspaso.

3. Breyner Bonilla

No sabíamos si elegir a Luiz Alberto o a él, dos defensores que entre 2009 y 2010 demostraron ser la peor dupla de centrales que haya jugado en la historia de Boca Juniors. Lo elegimos a él por dos motivos: el primero porque fue recomendado por Jorge Bermúdez, en lo que debió ser lo peor que le pudo haber dado el Patrón a la azul y oro; y el segundo, por la recordada patada que le dio a Facundo Bertoglio en un partido ante Colón.

4. Christian Dolberg

Lo que más seducía de este central era su altura. Llegó a Boca en 1996, luego de estar un año en Alemania. Estuvo tres años en el club, pero ni así pudo convencer a algún técnico para darle alguna oportunidad, ni siquiera Bianchi. Así, tuvo que marcharse a finales de 1999, donde volvió a Europa. Se retiró joven a los 30 años de edad, en 2001.

5. Jorginho Paulista

Un lateral brasileño seduce a cualquier equipo, sobre todo, por su salida. Sin embargo, a la hora de defender... Con la crisis de 2001, decidió regresar al fútbol de su país donde recaló en Cruzeiro.

6. Ribair Rodríguez

Hablábamos de los malos fichajes que hubo durante la última etapa de Carlos Bianchi como técnico del club. Uno de ellos fue el duro mediocampista uruguayo, quien ilusionó a los hinchas por lo que había hecho en Belgrano, cuando le ganó la promoción a River y lo mandó al descenso. Sin embargo, el Virrey nunca le pudo encontrar lugar. ¡Hasta lo probó de defensor! Y nunca rindió.

7. Gerardo Bedoya

¿Alguien se acuerda de que Bedoya jugó en Boca? Bueno, nosotros sí. Sólo jugó tres partidos y fueron todos por la Copa Libertadores 2005. Fue un torneo olvidable para el Xeneize, ya que quedó afuera en cuartos de final con Chivas de Guadalajara. No fue ni la sombra de aquel jugador importante que se consagró campeón con Racing en 2001.

8. Damián Escudero

Otro ciclo olvidable para Boca Juniors fue el que tuvo el Claudio Bichi Borghi en 2010. Uno de sus refuerzos fue el ex Vélez, quien llegó del Villarreal. Jugó 13 partidos en el club y rápidamente se tuvo que ir a Brasil. En 2013, regresó y si bien parecía que podía tener un lugar, decidió irse nuevamente. Nunca más volvió.

9. Diego Perotti

Quizás, el caso más lamentable de esta lista. Hijo de Hugo Mono Perotti, llegó con la esperanza de consagrarse en el club de sus amores, como lo hizo su papá. Sin embargo, las lesiones le impidieron jugar. Sólo lo hizo en dos oportunidades. Se fue al Genoa y luego a Roma donde está actualmente.

10. Abel Balbo

Jugó tres Mundiales, siendo subcampeón en Italia '90. De gran trayectoria por el fútbol italiano, parecía que podía hacer sus últimas armas en Boca cuando llegó en 2002. Sin embargo, fue lo último para Balbo, ya que jugó cuatro partidos internacionales, hasta que finalmente se retiró del fútbol profesional.

11. Naohiro Takahara

Hay que ser realistas. Mauricio Macri lo trajo como una apuesta para el marketing del club. No se sabe a ciencia cierta si fue una buena estrategia, más allá de lo que podía representar para el mercado del club en Japón. En el campo de juego, sólo anotó un gol en seis partidos jugados. De todas maneras, su paso por Boca lo marcó a tal punto que fundó un club, Okinawa SV, el cual tiene los colores azul y oro.

Más noticias de SUPERLIGA ARGENTINA

NOTIFICACIONES

¿Desea que PASIÓN FÚTBOL te envíe notificaciones?

No, Gracias.

Ya estás suscrito a las novedades de PASIÓN FÚTBOL.

¡Parece que has bloqueado las notificaciones! Te enseñamos como desbloquearlas AQUÍ.